FORO POLITICO GUBERNATURA: FERIA DE CANDIDATURAS.

El alud de aspirantes a la candidatura a gobernador de Guerrero, principalmente del partido Morena, le resta seriedad a la contienda electoral. El Morena, tiene 9 aspirantes.

En el PRI, sí le dan seriedad a la competencia electoral por la gubernatura y mantienen la misma terna de precandidatos: Mario Moreno Arcos, Manuel Añorve Baños y Héctor Apreza Patrón.

Varios de los aspirantes del Morena que se apuntan para “disputar” la candidatura carecen de: trayectoria, méritos, carrera política, preparación académica y presencia en la entidad. Hay  de todo: hasta presuntos delincuentes.

En un primer bloque de aspirantes del Morena, aparecen los siguientes por la candidatura a gobernador: Luis Walton Aburto, Pablo Amílcar Sandoval, Félix Salgado y Adela Román. De este primer bloque, prácticamente estarían eliminados, Félix y Adela.

Félix, enfrenta demanda penal por delitos de abuso sexual, golpes, contagio sexual, amenazas de muerte, etc. A Félix, en la cúpula nacional de Morena lo repudian como candidato. ¿Desafiaría el “Toro sin Tuercas” al presidente AMLO?

Adela, su gris y mediocre labor al frente de la alcaldía de Acapulco, le impedirían ser candidata a la gubernatura. La equidad de género en Guerrero, sería su tablita de salvación.

En un segundo bloque del Morena, se apuntaron: Alberto López Rosas, Rubén Cayetano, Marcial Rodríguez y Arturo Martínez Núñez. De los cuatro, no se hace uno.

López Rosas, ex alcalde de Acapulco, trasciende, aun no solventa decenas de millones de pesos por supuesta obra pública. La SFP y la ASF, lo tienen en la mira. Ansía la diputación plurinominal, para tener fuero y evitar acción de la justicia.

Cayetano, diputado federal por costa chica, ni lo conocen en el distrito 08, que dice representar. En sectario, mezquino, sin trayectoria y con pobre carrera política. Si busca reelegirse pierde; si compite por curul local, también pierde. No merece ni una comisaría.

Marcial, ex rector de la UAGro, aun no aclara el paradero de 42 millones de pesos de prerrogativas del Morena, años 2019-20. Nunca ha ganado ninguna elección en las urnas. Como ex candidato del PRD a la alcaldía de Chilpancingo y  por diputación local, perdió estrepitosamente. No es su tiempo ni momento. También quiere su diputación pluri.

Arturo Martínez, para lograr la candidatura a diputado en costa grande, falsificó documentos de residencia; luego fue acusado judicialmente de pretender apropiarse de terrenos en Punta Diamante, Acapulco, por valor de millones de dólares. Sus padres, utilizaron padrinos al más alto nivel para evitar lo procesaran. Se auto destapó y hace ruido para reelegirse; o buscaría la candidatura a diputado federal, distrito 03.

En el tercer grupo, también se anotaron: Antonio Helguera, Nicolás Chávez y Micaela Cabañas. Como si estuvieran regalando las candidaturas.

Helguera, gris y mediocre diputado local, también se  inscribió como aspirante; aún no aclara el paradero de 36 millones de pesos, que supuestamente eran “ahorros” del Congreso, cuando (mal) fungió como presidente de la Jucopo. Toño, pretende ser candidato a la alcaldía de Iguala, reelegirse o ser aspirante a diputado federal por el distrito 02. El cinismo y la corrupción en toda su dimensión.

Nicolás, desde hace muchos años abandonó las aulas donde impartía; este líder rural, además de tener mala fama, anda en la “pepena”; donde no hay  conflictos, los inventa.

Ya ni la burla perdonan los del Morena, al “destapar” a Micaela Cabañas, hija del extinto guerrillero Lucio Cabañas, a quien proponen como candidata a “la grande”. El asunto de la gubernatura cosa seria, no broma.

El PRI, sigue manteniendo su misma terna para la candidatura a gobernador: Mario Moreno Arcos, Manuel Añorve Baños y Héctor Apreza Patrón.

PRD: Evodio Velázquez Aguirre; PT, Beatriz Mojica y Victoriano Wences (quieren sus diputaciones pluris); MC, un desconocido de apellido Segura; PAN, aun no tiene candidato… Punto.