REVOLUCION MEXICANA.

POR: RAMON SOSAMONTES H

Como todos los años en las escuelas primarias se hacían, se hacen, trabajos escritos, murales y bailables sobre el 20 de noviembre, día de la revolución mexicana. Los datos se sacaban, ¿aun se sacan ?, de las estampitas que venden en la papelerías, dónde en 20 lineas nos dicen la historia oficial de la revolución mexicana.

Los malos eran Porfirio Diaz y Victoriano Huerta, con razón, y los buenos Emiliano Zapata, Francisco Villa, Francisco I Madero junto con Jose Maria Pino Suarez, Venustiano Carranza, por lo de la Constitución de 1917, no importando que se hubieran enfrentado y hasta asesinado entre ellos.

En Segunda linea Alvaro Obregon y Plutarco Elias Calles quienes fueron los triunfadores de esas revueltas. Construyeron al Estado actual, mantuvieron la reelección, que uso Obregon, que era la bandera principal para vencer al dictador Diaz, cuyos restos aun permanecen en Paris y ni tocarlo para traerlos a Mexico.

Con el asesinato de Obregon se derogo la reelección y nació el maximato con Plutarco Elias Calles creador de partido único con un ejecutivo fuerte centralista, y para mantener el control del país se impuso el corporativismo y clientelismo. Las libertades políticas no estuvieron.

Los mártires son la familia Serdan, Aquiles, Maximo, Carmen, Natalia, Manuel quienes se levantaron en armas en la cd. de Puebla dos días antes del 20 a las 18 hrs, día y hora señalados por Madero para iniciar el movimiento para derrocar a Porfirio Diaz. Los ideólogos, Ricardo, Enrique, Jesus Flores Magon, aunque sus ideas no están en la Constitución.

Se dice que la publicación del libro de Francisco I Madero hizo conciencia para crear condiciones para la revolución. En 1908 se publico “La Sucesión Presidencial en 1910”, pero ahí se pedía al general Diaz que continuara en la presidencia, dando libertad para la elección del vicepresidente y de gobernadores, diputados y senadores. Francisco I Madero fue de una acaudala familia propietaria de haciendas, minas y otros negocios como “Casa Madero” en Coahuila.

Algunos analistas dicen que no fue una revolución, sino enfrentamientos caciquiles confinado con varias revoluciones regionales del país. Era el momento de la “bola”. No hubo un programa central ganador firmado por los ya señalados. Como fue, por ejemplo, la revolución Rusa o China. El Plan se San Luis quedo rebasado por la Constitución de 17 que fue el acuerdo de diversas tendencias del carrancismo, influídos por las luchas del zapatismo, villistas y obreras.

Aunque subsistieron las desigualdades económicas y sociales, hay que reconocer la tarea de Carranza al redactar, discutir y aprobar la Constitución que abrió un camino de progreso social y modernización del paìs. Su industrialización, dejando de ser un país agrario y rural.

Jose Lopez Portillo afirmo que él fue el último presidente producto de la revolución mexicana de 1910. El siguiente fue Miguel de la Madrid, el neoliberalismo. Daniel Cosió Villegas dijo que la revolución mexicana había acabado en 1946.

PD. Repito: dicen que en política el que cae en desgracia frente al nuevo poder se le encuentran todos los males. A un elefante lo obligan a aceptar que es un conejo o viceversa. Y mientras alegas y pruebas que no es así, ya te tiznaron con infamias y sofismas; te juzgaron, sentenciaron y la gente se lo creyó, hasta que la rueda de la fortuna vuelva a dar el giro de abajo a arriba. Así se vive en la política: la guillotina funciona hasta que los mismos que lo ordenaron son guillotinados.