Columna Dialogando con Chavarría

Columna Dialogando con Chavarría

Por: Enrique Javier González Chavarría
Hola que tal amables lectores y seguidores, el día de hoy voy a tocar dos temas muy especiales, las precampañas políticas y de la inseguridad que se vive en el Estado de Guerrero, por demás temas que causan escozor y hasta pisa uno callos, con los fanáticos de la política que son unos aprendices de la misma, aunque lleven dizque años en ella.
Pues iniciemos con la guerra sucia que hay dentro y fuera de Morena con su precandidato a la Gobernatura de nuestro querido Estado de Guerrero, el famoso Toro sin cerca, ahora se autodenomina el Toro se acerca, Felix Salgado Macedonio, está being golpeado por propios y extraños, que de estos últimos del PRI y del PRD, no es raro, puesto que su “forma de hacer política” así siempre es; cuando su rival es más fuerte, recurren a la muy mencionada "guerra sucia", puesto que reza el refrán, que "en la guerra como en el amor, todo se vale", así ellos en la política, todo lo que pueda afectar y restar puntos al rival más fuerte es válido.
Ustedes dirán y pensarán, porque son tan cochinos, porque les diré, es el condimento, lo que le da sabor a los preparativos de las campañas electorales, lo que no se vale y no es ético, es que los golpes surjan desde el interior de su mismo partido político, que aquellos o aquel suspirante que se quiso colgar de una historia de lucha social, haga berrinche y mande a sus huestes a golpear y denostar a su compañero de partido, donde al final de cuentas, dañarán más a Morena que al propio Salgado Macedonio.

 

Pero en el pecado llevan la penitencia, los seguidores de Amlo, ven con buenos ojos al calentano, más no así lo ve el de la ciudad de México antes del Distrito Federal. Solo les que, si tratan estos mal a los de casa, podrían se recuerdo ir con el Partido del Trabajo, que dio cabida y apoyo en su momento para formar a Morena como un instituto político.

 

La inseguridad es un tema ríspido, agrio y sinsabor que, al Gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores, no le gusta que toquen mucho, pues siempre se le recordará su famoso y triste slogan “Orden y Paz”, dos cosas que adolecemos y mucha falta nos hace a todo el pueblo de Guerrero, pero su partido argumenta que esto no es de ahora, que ya es de tiempo atrás, eso lo sabemos las y los guerrerense, pero el prometió y no cumplió.

Los diarios locales, estatales y las redes sociales ahora nos tienen al tanto y al momento de todos los hechos de violencia que pasan, en nuestras ciudades, pueblos y en todo Guerrero; pese a todo ello, no vemos el accionar del aparato de seguridad estatal con filtros de seguridad, puesto que sigue habiendo muertes y joven peor aún, secuestros de citas, como el de hace unos días aquí en nuestra querida ciudad de Iguala.

 

Hoy más que nunca ejercer el Derecho a la Libertad de Expresión, es casi poner en riesgo la vida de uno como comunicador, reportero o periodista, pues lo ven mal o peor aún, hay gobiernos que te reprimen o chantajean con no darte un Convenio Estatal o apoyos si públicas o das foro al clamor y furor popular. Pero ¿hasta cuándo vamos a tolerar la sociedad civil este estado fallido en materia de seguridad pública?

 

Como siempre amables lectores y seguidores, ustedes tienen la última y mejor de las opiniones. Los leo en sus comentarios en las páginas digitales donde me dan foro para Dialogar y analizar con ustedes el quehacer diario social y político.